jueves, 28 de julio de 2011

¡Oh! (II): Parque Juan Carlos I

Juan Carlos I-0

Efectivamente, se trata del parque Juan Carlos I. Ese círculo rojo, más conocido como "el donut", es el emblema de este espacio urbano. Está situado junto al recinto ferial de Madrid (Ifema) y la vía de circunvalación M40, en el distrito de Barajas.
Yo ya conocía este parque, pero Lisa no, así que decidimos ir a dar un paseo el domingo por la mañana. Como casi siempre que salimos de excursión, prácticamente no había nadie por allí, aparte de corredores y ciclistas, supongo que porque siempre llegamos temprano a los sitios (Lisa necesita aliviarse y procuramos no hacerla esperar). El espacio es tan, tan grande, que abruma. He leído que tiene unas 160 hectáreas de extensión, que se distribuyen en diferentes zonas deportivas, botánicas y de ocio.

Juan Carlos I-4
Juan Carlos I-1

Una de las áreas más especiales es el olivar de la Hinojosa: hileras e hileras de olivos centenarios que ya estaban aquí antes de la urbanización del parque.

juan carlos I-3

El arte cuenta con un papel destacado en el parque Juan Carlos I. Una senda de esculturas al aire libre (19 en total), algunas de gran tamaño, permite visitarlo desde una perspectiva cultural y a la vez lúdica. El gigantesco círculo rojo se llama Espacio Méjico y es obra de A. Casillas y M. García Cornejo.
Los aficionados a la bicicleta disponen de un servicio de préstamo gratuito que resulta muy práctico, por la gran distancia que separa un extremo del parque del otro: sólo hay que presentar el DNI y la única condición es no salir del recinto. Vimos también uno de esos trenecitos turísticos: en mi opinión, una manera fantástica de tomar contacto con el terreno y apreciar la gran extensión del parque en su conjunto.

Juan Carlos I-5
Juan Carlos I-6

Hay además una ría, un lago, un auditorio, una gran zona arbolada con abundancia de pinos, áreas infantiles y de picnic, parque canino y equipamientos deportivos. No se puede pedir más. Bueno, sí, que el servicio de bicis abra antes de la 10: ¡es verano, por Dios, el sol de Madrid no se puede soportar a las 11 de la mañana!

2 comentarios:

Elena Rius dijo...

Me encanta esta idea de recorridos por diferentes parques de Madrid. Debo reconocer que los desconozco casi todos, de modo que serán grandes descubrimientos para mí. Cuando leo acerca de esas grandes extensiones de verde, me entra un gran envidia. Aquí en Barcelona estamos mucho más encajonados, y cualquier parquecito que no ocupa más de una manzana -como el Turó Park- ya nos parece un "pulmón ubrano". ¡Ja!

La paseadora de Lisa dijo...

Ay, Elena, te cambio el Juan Carlos I por 200 metros de playa, ¿hay trato?