martes, 19 de febrero de 2013

Lisa descansa


Este es el último post de Paseos con Lisa. Hoy, a las 14.40, en el Hospital Clínic Veterinari de la Universitat Autònoma de Barcelona, Lisa ha dejado de vivir. Hace poco más de un año se le diagnosticó un cáncer de mama, fue operada con éxito y tratada con quimioterapia. El pasado 29 de octubre, un día antes de que nos trasladáramos a Barcelona, en una revisión rutinaria, su oncólogo detectó una mancha en el pulmón y todo empezó a torcerse. A pesar de los esfuerzos del equipo del Hospital Clínic Veterinari, el tumor no ha dejado de crecer y hace pocos días Lisa dejó de ser Lisa. Ya no era una perra feliz y no volvería a serlo. No hemos querido que sufra y hoy ha sido sedada. Lisa ha muerto haciendo lo que más le gustaba: dormitar.
La adoptamos en enero de 2010. Han sido solo tres años con ella. Nada menos. Nunca supimos a ciencia cierta su edad y no mucho de su pasado. Pero eso a ella no parecía importarle, y a nosotros tampoco. Con Lisa descubrimos cada rincón del parque del Retiro, a fuerza de recorrerlo todos los días y como atestigua este blog; también conocimos casi todos los parques de Madrid, y Lisa corrió por las mullidas praderas de césped del Juan Carlos I y enloqueció persiguiendo conejos por la Casa de Campo. Se perdió por los senderos de la sierra de Guadarrama y no le entusiasmó el mar cuando lo vio por primera vez. Al fin y al cabo, era de interior. De Valdepeñas, concretamente, o al menos allí la recogió ANAA (Asociación Nacional de Amigos de los Animales), la entidad que nos la entregó en adopción.
Con ella hemos hecho ejercicio, mucho ejercicio, y también muy buenos amigos, camaradas de paseos perrunos. Hemos aprendido de su paciencia y del estoicismo que la caracterizaba. También de su capacidad para disfrutar de cada día, sin mañana ni pasado. Acariciar sus orejas de terciopelo —como las definió Donna Leon cuando la conoció en la Feria del Libro— ha sido una excelente terapia antiestrés y quizá la mejor manera de terminar un día agotador, de la misma manera que no ha habido método más eficaz para alejar las tinieblas de la mente que dar un largo paseo con Lisa.
Lisa nos ha dado cariño, consuelo y alegría en unos años difíciles y, a su manera, nos ha enseñado a superar obstáculos y frustraciones. Ha sido la mejor compañía y ahora empezamos a percibir la dolorosa intensidad de su ausencia.
Una vez, cuando estábamos a punto de entrar en el Retiro, se acercó una chica y nos preguntó si podía abrazar a Lisa. Accedimos, por supuesto. La cubrió de besos y caricias. Hacía poco tiempo que se había muerto su perro y Lisa se parecía a él. Al cabo de un rato, dio un último abrazo a Lisa y se alejó llorando. Ahora la comprendemos.
En estos tres años, Lisa ha pasado con nosotros, su manada, casi todas las horas del día porque trabajamos en casa. Mientras nosotros tecleábamos ante el ordenador, ella roncaba plácidamente a nuestros pies. Ahora, mientras escribimos este último post, miramos al suelo, y ella no está. Ya la echamos de menos.

P.D.: Queremos dar las gracias a los doctores Daniel Calzado y Ricardo Ruano, de la Clínica Veterinaria Mediterráneo de Madrid, y al equipo dirigido por el doctor Josep Pastor, del Hospital Clínic Veterinari de Bellaterra, por los cuidados que han dispensado en todo este tiempo a Lisa. Hicieron cuanto pudieron por nuestra perrita.

lunes, 11 de febrero de 2013

La sonrisa durmiente de Lisa


En Collserola

Barcelona
Lisa, mirando la ciudad

Torre de Collserola

Pinos

En la cima de la montaña, el Observatorio Fabra
Esta vez sí, hoy vamos a visitar el parque con las mejores vistas de Barcelona, sin discusión. Aunque necesitamos ir en coche, en un santiamén nos plantamos en la avenida del Tibidabo y, una vez en la plaza del Doctor Andreu, solo nos quedan 300 metros para llegar al aparcamiento que da acceso al passeig o carretera de les Aigües. Esta pista de piedra suelta discurre a media altura de la montaña y parque de Collserola por la vertiente este, siempre mirando al mar y la ciudad.
Con una anchura entre 4 y 5 metros, la carretera, de perfil plano, está cerrada al tráfico de vehículos, salvo bicicletas. Aunque es domingo y bastante temprano, apenas hay sitio para aparcar. Ya me habían dicho que la carretera está muy transitada en fin de semana, sobre todo por corredores y ciclistas, que pueden entrenar sin miedo a los coches. Consigo aparcar y por fin comenzamos nuestra pequeña excursión sin salir de la ciudad. No es necesario llevar agua, ya que hay varias fuentes durante el recorrido. Nosotras no llegamos al final de la carretera, en Vallvidrera, pero creo que tiene unos 5 kilómetros de largo, lo que significa que un recorrido circular son unos 10 kilómetros, una buena distancia para correr. Nos cruzamos con algunos perros y sus paseadores, aunque pocos, y durante el camino vemos la torre de comunicaciones de Collserola, el Tibidabo y el Observatorio Fabra. La próxima vez tomaremos el primer desvío que sale al paso desde el inicio. Según reza el cartel, se dirige al Observatorio Fabra, y parece más boscoso y montañoso que la carretera principal. Creo que a Lisa le gustará más, y a mí también, aunque ha merecido la pena venir por la maravillosa panorámica de Barcelona y el contacto con la naturaleza.
Barcelona no tiene parques urbanos de entidad, queridos lectores. Y bien que me cuesta admitirlo. Madrileños: el Retiro es la segunda cosa mejor de Madrid.

viernes, 8 de febrero de 2013

En la avenida Gaudí


Todo es tan pequeño comparado con la Sagrada Familia...
Y hablando de cosas pequeñas, he introducido una pequeña novedad en el blog: en la columna derecha aparece desde ayer una ventanita donde podéis introducir vuestro email y así recibir en el buzón los post sin perderos ninguno. Hale, para aquellos que me lo habíais pedido.
¡Muchísimas gracias por seguirnos! Un abrazo.

miércoles, 23 de enero de 2013

Fascinación



No sé si he comentado aquí alguna vez que los japoneses se sienten atraídos por Lisa. Me gustaría poder explicar el motivo de tal fascinación, pero lo desconozco. Cuando nos acercamos al parque de Gaudí por las mañanas, nos topamos siempre con grupos de turistas que lo visitan para hacer fotografías desde un pequeño rincón que ofrece una bonita panorámica de la Sagrada Familia. Suelen ser japoneses, pertrechados con sus cámaras de fotos y muy sonrientes, atentos a las explicaciones que les da su guía y alucinados ante la visión del edificio... hasta que se percatan de la presencia de Lisa. Sus cabezas se giran y de repente el centro de atención del grupo es Lisa. Comentan algo entre risas y la señalan divertidos como si hubieran visto... no sé qué. Se acercan a nosotras y me preguntan si se pueden hacer una foto con Lisa, por favor, por favor (ya sabemos cuán respetuosos son los japoneses). Yo les doy permiso, y Lisa posa más o menos dispuesta, según el día. Hace un par de días fui yo quien preguntó si podía hacerles una foto con mi perrita.
No sabéis cómo me gustaría saber por qué les gusta Lisa. ¿Alguna pista?

jueves, 17 de enero de 2013

lunes, 24 de diciembre de 2012

Feliz Navidad

Lisa y sus paseadores os deseamos una muy feliz Navidad y un año 2013 lleno de buenos momentos.

sábado, 22 de diciembre de 2012

En el parque del Guinardó


Continuamos explorando todos los parques de Barcelona en busca de nuestro nuevo jardín particular. La foto está tomada en el del Guinardó, que compite con el Parc Güell en ofrecer las mejores vistas sobre la ciudad. Desde aquí se observan las grúas de la Sagrada Familia, que nos acompañan en nuestros paseos matinales.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Lisa y Pegaso



Mientras el paseador corre unos kilómetros en compañía de 1.500 personas para celebrar las fiestas de Sant Andreu, Lisa y yo ponemos rumbo al parque de la Pegaso, otro de los jardines de Barcelona que nunca hemos visitado, y me sorprende agradablemente este espacio urbano, ya que cuenta con muchos árboles y varias zonas de vegetación espesa y umbría, un canal, y puentecitos que lo cruzan, además de una gran área habilitada para perros. Durante nuestro paseo, subimos la colina de Pegaso hasta un pequeño mirador, donde aparte de unos edificios municipales no queda ni rastro de las instalaciones de la fábrica ENASA (Empresa Nacional de Autocamiones, Sociedad Anónima). En el pavimento de una de las plazas del parque se ha reproducido la imagen de Pegaso, el caballo alado, icono distintivo de esta empresa de automoción y nombre que llevaban sus populares camiones. La rehabilitación de los terrenos de carácter fabril para uso público es uno de los emblemas urbanísticos de Barcelona desde el siglo XX (en el mismo barrio de Sant Andreu se halla en pleno proceso de transformación la fábrica de hilaturas Fabra i Coats).
  

domingo, 2 de diciembre de 2012

Domingo por la mañana en el Parc Güell

¡Cuánto tiempo sin visitar el Parque Güell! Lo encontré incluso más bonito que la última vez que me paseé por aquí. Tenía muchas ganas de que Lisa lo viera, y me preguntaba si habría muchos turistas y si tendría una zona habilitada para perros. Es más: ¿podría entrar con Lisa?, ¿y sin pagar nada?
Desde hace algún tiempo el Parc Güell se halla envuelto en la polémica a causa de una iniciativa anunciada por el Ayuntamiento: la decisión de cobrar entrada a todos los visitantes salvo los residentes en Barcelona. Las movilizaciones no se hicieron esperar y el consistorio se ha visto obligado a dar marcha atrás, o al menos a aplazar la entrada en vigor de esta normativa hasta 2013. Los que rechazan el pago por acceder al parque argumentan que tal medida representaría la privatización de un espacio público, y las autoridades municipales arguyen que el mantenimiento del parque cuesta a las arcas públicas cada vez más dinero. En mi opinión, el Ayuntamiento de Barcelona está siendo víctima –una vez más– de su propia avaricia recaudatoria, ya que la inversión realizada desde hace décadas con objeto de promocionar turísticamente la ciudad es una de las causas, paradójicamente, de su consiguiente deterioro. ¿Es que nadie pensó en las consecuencias de dicha llamada al turista? Al parecer no. La ceguera de los responsables de urbanismo resulta tan evidente para el ciudadano de a pie que este se pregunta cada vez más a menudo en manos de quién está el gobierno. O sea, que pagamos sumas elevadísimas de dinero público para que los turistas vengan a visitarnos y luego nos quejamos de cuánto ensucian, rompen, beben, y vaya usted a saber qué tropelías más. Y lo que es peor: de nuevo es el ciudadano el que tiene que pagar de su bolsillo la falta de perspectiva a largo plazo de sus gobernantes. Otra vez.
Puede que los vecinos del Parc Güell y de toda la ciudad hayan respirado aliviados al conocer el aplazamiento de tan polémica medida, pero ¿qué pasa con los de Terrassa? ¿Y los de l'Hospitalet? ¿Y los de Mollet del Vallès? Los menciono porque ellos también pagaron las campañas que promocionaban Cataluña como destino turístico, con Barcelona, Gaudí y el Modernismo como principales reclamos, por cierto. Y ahora nos echamos las manos a la cabeza porque el Parc Güell está sufriendo el deterioro que ocasionan cientos de miles de visitantes al año. Como diría mi amiga B.: "¡Nos ha jodido mayo con las flores!".




domingo, 11 de noviembre de 2012

Números

Lisa, al terminar nuestro paseo

Estadística dominical
  • Número de parques visitados: 1
  • Número de playas visitadas: 1
  • Número de agujeros cavados: 2
  • Número de brincos al pisar la arena de la playa: incontables
  • Número de chapuzones en el mar: 0

martes, 6 de noviembre de 2012

Nuestro nuevo jardín


Desde hace unos días este es nuestro jardín particular. Si lo comparamos con el Retiro de Madrid, deberíamos llamarlo "jardincillo", desde luego. Sin embargo este cuenta con un edificio bastante especial: una iglesia que se parece mucho a los castillos de arena que los niños construyen en la orilla del mar, y a todas horas hay gente mirándolo y fotografiándolo. ¿Verdad que es bonito?

martes, 30 de octubre de 2012

Cosas que echaremos de menos: todos los paseos con Lisa



Hoy es el día de las buenas y malas noticias, el día de la lluvia pertinaz y de los nubarrones en el horizonte. Un sobrino llama para decir que está deseando verte para abrazarte y besarte, y media hora después sales del veterinario con la dirección del mejor oncólogo para perros en Barcelona.
Estoy desolada, yo esperaba empezar el día con un sol radiante, deseaba remar en uno de esos botes para turistas que se alquilan en el Estanque Grande de nuestro jardín, a modo de despedida simbólica, porque hasta ahora algo se torcía siempre en el último momento y nunca había podido subirme a la barca, pero nada ha salido como yo deseaba. Nuestra casa está sumida en el caos de una mudanza y nuestro ánimo no desentona en el ambiente.

viernes, 26 de octubre de 2012

Cosas que echaremos de menos: el cielo de Madrid


Nos mudamos.
Esta mañana ha sido la última de un viernes que hemos paseado por el Retiro Lisa y yo. A partir de la próxima semana pisaremos otros parques, otros espacios naturales, la playa. Quiero pensar que dentro de poco conseguiremos tener otro jardín particular, pero echaremos tanto de menos el nuestro... Porque conocemos cada rincón, cada monumento, casi cada árbol... Nuestro jardín nos ha servido fielmente durante tres años y medio, hemos acudido a él para desestresarnos, para hacer ejercicio, para meditar, para visitar exposiciones, para hacer fotos, para oler la hierba mojada, para ver florecer los almendros, para escuchar música, para hundir los pies en el barro, para recoger hojas, para conversar, para montar en bicicleta, para comprar libros, para ver a los amigos, para solidarizarnos, para "soltar" libros, para hacer un picnic, para perdernos, para encontrarnos.
Pero falta algo, tenemos una cosa pendiente; tengo, en realidad, ya que Lisa no puede acompañarme en esto. Nunca he remado en el Estanque Grande, y no puedo marcharme de Madrid sin fotografiar el Retiro desde un bote de alquiler. Hoy nos hemos acercado al embarcadero. Prohibido acceder con perros. De acuerdo, navegaré en solitario. Precio: 4,65 euros por 45 minutos. Razonable. Apuntado queda para el fin de semana.

jueves, 18 de octubre de 2012

Dos tipos con suerte


¡El hogar de sus sueños! Viva rodeado de naturaleza en el centro de Madrid
y disfrute de unas vistas inmejorables. Gran zona comunitaria con jardines, columpios y piscinas. 
¡Por menos de lo que usted piensa!

lunes, 15 de octubre de 2012

Perrotón Madrid 2012

Zona de llegada del Perrotón.
Los fines de semana de otoño están repletos de actividades relacionadas con los animales. El pasado domingo fue el turno del Perrotón Madrid 2012, la primera edición de esta carrera perro-amo cuyo objetivo es promover la adopción y tenencia responsable de mascotas. A las 9 de la mañana se dieron cita todos los corredores y sus perros en la plaza de Colón, corredores expertos, primerizos y novatos, participantes de lo más variopinto, así como sus perros: pequeños, viejitos, de raza, grandes, jóvenes, mestizos... Había que bajar por Serrano hasta la plaza de la Independencia, girar en Alcalá y entrar en nuestro jardín particular hasta la mitad del paseo de Coches, un recorrido muy asequible para todos, si no corriendo, al menos a pie. Lisa también participó, por supuesto. Y no ganó, por supuesto.

martes, 9 de octubre de 2012

Domingo de reivindicaciones


El pasado domingo se celebró en Madrid la VII Quedada de Perros, en esta ocasión como un modo de hacer visible al colectivo canino que vive en el medio urbano pero que tiene prohibido el acceso al transporte público. "¿Por qué yo no puedo ir en metro o autobús, si soy un perro limpio y educado?", rezaba la pancarta que encabezaba la marcha.
Perros y paseadores nos citamos en Sol a mediodía y comenzamos nuestro paseo, agradable y divertido, que tenía permiso oficial y cuyo recorrido debía finalizar en nuestro jardín particular, pasando frente al Congreso de los Diputados. Cuando estábamos a punto de enfilar la Carrera de San Jerónimo, la Policía Nacional nos retuvo durante más de media hora, porque al parecer de ningún modo podíamos pasar por delante del Congreso. Que no y que no, que ningún manifestante puede estar a menos de 100 metros del Congreso, ¡ni de dos patas ni de cuatro! ¡Mira por dónde, en eso sí somos iguales humanos y perros! Después de mucho negociar, decenas de agentes se dispusieron a acompañarnos/escoltarnos por un recorrido alternativo, hasta el lugar donde decidieron dejarnos libres, seguramente porque ya no representábamos ningún peligro para los señores diputados. Ver para creer.
Si os apetece echar un vistazo a las fotos de nuestra marcha pacífica por Madrid, podéis visitar la estupenda web de Micaela de la Maza, SrPerro.com (¿os suena la perrita de la foto 15 de la galería?).


Lisa, visitando el Salón para la Adopción

Por otro lado, también el pasado fin de semana nuestro jardín particular acogió la VII edición del Salón para la Adopción de Animales de Compañía. Tuvimos muy buen tiempo y gran afluencia de público. Ojalá muchos perros y gatos hayan encontrado un dueño que les cuide y les quiera. ¿Sabéis que cada vez se abandonan más perros y gatos en nuestro país? Las cifras son espeluznantes, inexplicables para los que amamos a los animales, porque para nosotros sería equivalente a abandonar a un miembro de nuestra familia. Más aún: a abandonar a un miembro de nuestra familia que no puede valerse por sí mismo; como dejar a un niño en el arcén de una carretera. Es una imagen terrible, ¿verdad? Aun así, este acto cruel y despreciable no deja de aumentar: el año pasado casi 150.000 animales de compañía fueron abandonados por sus dueños, y la crisis que sufrimos está agravando el problema de manera alarmante. Las asociaciones y centros de acogida de animales, que realizan una labor encomiable y, desgraciadamente, necesaria en nuestra sociedad, donde los animales apenas tienen derechos y la ley no castiga los abandonos ni el maltrato, están desbordados. Desde mi humilde blog quiero dar las gracias a todas las personas que se ocupan de proporcionar alimento, cuidados y cariño a los animales abandonados. Si quieres tener la compañía de un perro o un gato, no lo compres: adóptalo, por favor. Si adoptas, salvas dos vidas: la del animal que se queda contigo y la del que puede ocupar su plaza en el centro de acogida.
Y gracias a ANAA, por cuidar de Lisa hasta que las dos nos encontramos.