lunes, 25 de julio de 2011

Un árbol menos


El pasado viernes a las 20.30 de la tarde los paseantes del parque del Retiro vivieron un momento de angustia. En el paseo de Coches, frente a la entrada de la antigua Casa de Fieras, un ruido de crujir de huesos les hizo mirar a todos lados en busca del origen de tan extraño sonido. De repente, una gran rama de la sófora de Japón que sombrea este rincón del parque se vino abajo. Milagrosamente, nadie pasaba por debajo en ese momento ni descansaba en el banco de piedra que rodea el tronco. La rama, de unos siete metros de longitud, se desplomó a escasos centímetros de un puesto de helados. Numerosos curiosos se habían congregado en el lugar para comentar la escena cuando, de nuevo, otra enorme rama se resquebrajó y quedó suspendida a media altura del tronco.


En este punto, hicieron acto de presencia varios agentes de la Policía Municipal, en coche y a caballo. Lisa y yo llegamos al lugar de los hechos también en ese momento, e inmediatamente antes de que lo hicieran los bomberos. Lo que ocurrió a continuación, os lo podéis imaginar: un montón de policías acordonando la zona, un bombero con la sierra mecánica en ristre y, ay, poco más. Un triste final para un árbol enorme, probablemente muy anciano, de un porte majestuoso. Mucha gente se sentaba a su sombra para tomarse tranquilamente un helado.

3 comentarios:

Elena Rius dijo...

¡Qué pena, el árbol! Pero buen reportaje gráfico. Ya pensaba que os habíais ido de vacaciones.

La paseadora de Lisa dijo...

Una auténtica pena, sí. Y un auténtico milagro que no pillara a nadie debajo, porque ese banco de piedra está muy solicitado, y más aún a esa hora.
Ay, las vacaciones, aún las veo lejanas :(

Santi Palillo dijo...

Las fotos tiene un encantador toque retro de los 60, un reportaje casi periodístico. Yo soy uno de los que a veces se sientan en ese alcorque elevado, menos mal que no pilló a nadie.